250 aniversario de la Inmaculada Concepción como Patrona de España

Imagen de javcus


Inmaculada Concepción de Murillo, del marqués de Esquilache.Inmaculada Concepción de Murillo, del marqués de Esquilache.

Antes que nada, por haber sido hoy la festividad de La Inmaculada Concepción, ¡felicidades Inmaculadas, Conchitas, Inmas…! Y también felicidades a España y Estados Unidos, ambas naciones bajo el patronazgo de la Inmaculada Concepción. En el caso de España, ya comenté por estas fechas las causas de su patronazgo, junto con el olvidado, aunque gracias a Internet cada vez más recordado milagro de Empel que hizo que además lo fuera de los tercios de Flandes y posteriormente de la infantería española (actualización: «rojobilbao» comenta en Embajador en el Infierno un buen trabajo que indica la más que probable relación del milagro con una antigua tradición en Horcajo de Santiago y que es, además, un muy buen resumen de los sucesos del milagro).

En el caso de EE. UU., fue en 1792 cuando el obispo de Baltimore, John Carroll, consagró a la recién nacida nación de los Estados Unidos a la protección de la Inmaculada Concepción, y en 1847, el Papa Pío IX formalizó dicho patronazgo. Ignoro lo que impulsó al obispo Carroll a consagrar a su nación a la Inmaculada Concepción (desde luego, se deduce que, por ser anterior a la promulgación del dogma, era un inmaculista y muy probablemente fervoroso), pero quizás tuvo también algo que ver el que España obtuviera el reconocimiento oficial de la Santa Sede de su patronazgo unos años antes, en 1760, bajo el reinado de Carlos III, con la bula Quantum Ornamenti, aunque ya un mes antes, el 8 de noviembre de 1760, S. S. Clemente XIII ya había firmado un decreto proclamando a la Inmaculada como Patrona de España. En resumen, que hoy se celebra el 250 aniversario del patronazgo de la Inmaculada Concepción de María de España.

En fin, que se trata de una efeméride muy importante para España (un cuarto de milenio), y lo que me ha dolido es el bajo perfil que ha tenido la fiesta en algunos obispados de España (por ejemplo, el mío, el de Canarias, que no ha anunciado ni vigilia ni novena), y más con la que está cayendo con el clima de antirreligiosidad auspiciado por el actual partido que gobierna España, que ya intentó eliminarla del calendario de fiestas nacionales en su momento. Esperaba que en un día tan señalado se dirigiesen fervorosas súplicas a nuestra patrona… pero no ha sido así; verdad es que también ha habido otros que sí lo han celebrado adecuadamente como, por ejemplo, el de Madrid, y la homilía del cardenal Rouco es clara.

Yo también quiero aportar mi insignificante granito de arena en homenaje a la patrona, y como he puesto una Inmaculada de Murillo que fue propiedad del marqués de Esquilache, por asociación de ideas cuelgo ahora este poema de otro Esquilache, :

A LA INMACULADA CONCEPCIÓN DE NUESTRA SEÑORA
del Príncipe de Esquilache

Reina y Madre, Virgen pura,
que el sol y cielos pisáis,
a vos sola no alcanzó,
la triste herencia de Adán.

¿Cómo en vos, Reina de todos
si llena de gracia estáis,
pudo caber igual parte
de la culpa original?

De toda mancha estáis libre;
¿y quién pudo imaginar,
que vino a faltar la gracia
adonde la gracia está?

Si los hijos de sus padres
toman el fuero en que están;
¿cómo pudo ser cautiva
quien parió la libertad?

Sois entre tantos pecheros
de vuestro mismo solar
hidalga de privilegio,
que a ninguno se dará.

Sois de Jacob estrella,
que cielo y tierra alumbráis;
¿Qué oscuro vapor de culpa
pudo una estrella manchar?

Si la que en Adán fué culpa,
pena ha sido en los demás,
y nunca fuisteis deudora,
¿quién os la puede llevar?

Si con tanta diferencia
excedisteis a San Juan;
los que Dios desigualó,
¿quién los pretende igualar?

Antes del día os guardaron,
y aunque al paso natural
madruga en todos la culpa,
pero en vos la gracia más.

Una misma fuisteis siempre;
y es imposible ajustar
hija de guerra un instante,
y otro Madre de la paz.