Vigilia de oración por toda vida humana naciente

Imagen de javcus


¿Sabían que S. S. Benedicto XVI ha pedido que se haga el próximo 27 de noviembre, comienzo del nuevo año litúrgico, una vigilia de oración por toda vida humana naciente? Yo, hasta que lo leí en el blog De Lapsis, no tenía ni idea. Mi sorpresa es que hoy, a sólo dieciséis días vista, he visto que ha empezado a aparecer la noticia en otros medios, y eso que el documento en PDF dirigido a las Conferencias Episcopales está fechado a 14 de junio del presente, ¡de hace ya cinco meses! Firma el documento (con dos anexos) el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y el Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, y dice así:

Prot. N. 2010/0405-II/15

Ciudad del Vaticano, 14 de junio de 2010

Eminencia / Excelencia:

El próximo sábado 27 de noviembre el Santo Padre celebrará en la Basílica de San Pedro una solemne “Vigilia por la vida naciente” coincidiendo con las Primeras Vísperas del primer Domingo de Adviento en el marco de la cercana solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. La Vigilia comprenderá, además de las Vísperas, también la adoración eucarística, para agradecer al Señor que, con el don total de sí mismo, ha dado sentido y valor a toda vida humana y para invocar su protección sobre cada ser humano llamado a la existencia.

Es deseo del Santo Padre que en las Iglesias particulares los Obispos presidan celebraciones análogas e involucren a las parroquias, a las comunidades religiosas, a las asociaciones y a los movimientos. Por este motivo nos ha encargado hacer esta invitación en su nombre.

Todos nosotros somoss conscientes de los peligros que amenazan hoy la vida humana a causa de la cultura relativista y utilitarista que ofusca la percepción de la dignidad propia de cada persona humana, cualquiera que sea el estadio de su desarrollo. Estamos llamados más que nunca a ser “el pueblo de la vida” (Juan Pablo II, Encíclica Evangelium vitae, n. 79) con la oración y el compromiso. Con esta Vigilia celebrada en todas las Iglesias particulares en unión con el Santo Padre, pastor universal, impetraremos la gracia y la luz del Señor para la conversión de los corazones y daremos un testimonio eclesial común a favor de una cultura de la vida y del amor.

Confiamos que usted, en calidad de Presidente de la Conferencia Episcopal, sabrá involucrar con rapidez y en el modo más oportuno a todos los Obispos de su País, para que puedan inserir esta iniciativa en su agenda diocesana.

Lo saludarnos con vivos sentimientos de fraternidad.

Antonio Cardenal Cañizares Llavera

Prefecto de la Congregación
para el Culto Divino y la Disciplina
de los Sacramentos

Ennio Cardenal Antonelli

Presidente del Pontificio Consejo
para la Familia

(con dos anexos)

A los Emmos. y Excmos.
Presidentes de las Conferencias Episcopales
en sus respectivas Sedes

Los anexos se pueden leer en el documento original ya indicado y contienen dos modelos de celebración litúrgica, y un esquema de homilía.

Lo que me extraña es que una iniciativa papal de tanta importancia no se haya difundido ya en todas las diócesis y se le haya dado la publicidad debida en las parroquias. En Barcelona, pocos días después de la visita de S. S. Benedicto XVI, que pronunció una homilía entre otras cosas reivindicativa de la vida humana desde su concepción, hay párrocos que no sabían nada del asunto, y que no son de los progres precisamente. Es por eso que cuelgo el documento para su mayor difusión.